OM Shree OM no es una formación, es una trans-formación

OM Shree OM no es una formación, es una trans-formación

OM Shree OM no es una formación, es una trans-formación

154

Tiene que haber, sí, claro que hay otra manera de enseñar a los profesores,” a todos los profesores. Independientemente de su area de enseñanza! Cuando yo estaba estudiando para sacarme el Master en Educación, me encontré totalmente aburrida, hasta casi enfadada y decepcionada. Los profesores estaban desconectados de los niños y hasta de sí mismos. Yo quise crear y ofrecer a través de mi enseñanza a profesores, OM Shree OM, un espacio de formación que ayudase de verdad a los profesores a un nivel celular, uno que despertara, inspirara y renovara, que creara, sostuviera y apoyara. Una formación que celebrase y honrara de verdad el papel esencial que “el profesor” juega en cada comunidad próspera o en el corazón de cualquier niño.

Para guiar a los niños en este legítimo camino de Yoga, los mismos profesores necesitan renovar su compromiso y amor a cada nivel: corazón, mente y cuerpo, en el pasado, presente y futuro. Muchos necesitan curarse. Necesitan sentir y reconectar con su poder, sus verdaderos talentos, su luz y belleza interior, que es lo que realmente todo niño busca y necesita. Los profesores necesitan desarrollarse personalmente por encima de todas las barreras que se nos imponen a cada uno de nosotros desde todos los ángulos de nuestras vidas. Y su luz necesita ser cultivada durante la formación, desde dentro hacia afuera de manera que puedan andar como un ejemplo de luz y guía, de esos que nuestras comunidades anhelan. La formación les ayuda a dirigirse a este camino de mayor integridad y fortaleza.

Durante la formación mi intención es ofrecer a los profesores lo último que se conoce de la técnica de yoga así como de la educación además de trucos y herramientas útiles y prácticos de la profesión, pero lo más importante es que quiero que ellos descubran esas herramientas dentro de ellos y conecten con su sabiduria personal.

Durante la formación despierto a mis profesores y les sacudo en todos los niveles, aclarando obstáculos internos y creando caminos internos sanos de manera que puedan ver con claridad y entiendan a cada niño que se cruce en su camino, tanto dentro como fuera de la esterilla.
Les invito a reir, llorar, cantar, gritar, a escuchar profundamente y con cuidado, con gran sensibilidad en asombro y gracia.

Les invito a crear, a que experimenten, pregunten y duden. Que desafíen y exploren sus límites y sus vidas, honestos consigo mismos, con su propia naturaleza, que es los que está conectado de forma íntima con una naturaleza más grande de la cual todos formamos parte.

Utilizo toda una serie de metodologías prácticas, inspirada siempre por todas las pedagogías a las que me he visto expuesta durante años con el fin de alcanzar y servir a todos y cada uno de los estudiantes que llegan a la formación. Donde yo no puedo cumplir con una cierta necesidad, encuentro ayuda.

Invito a extraordinarios maestros que contribuyen en gran medida a esta celebración del proceso del maestro, los cuales, en última instancia, están involucrados en la evolución de la educación tal como la conocemos.

Tengo la esperanza de que cada fin de semana que pasamos juntos se sienta como un fin de semana mágico y místico, como un retiro, una renovación, una bendición, un recordatorio, un fortalecimiento, un poema, una canción inspiradora, un parto natural en casa… Caminamos juntos durante meses y permanecemos juntos años después… Nos convertimos en familia. Compañeros de trabajo que se honran los unos a los otros, colaborando entre sí, manteniendo los unos a los otros en este camino de la vida, uno en el que nunca estamos realmente solos.

Gracias al Yoga, a todos y cada uno de los profesores que he tenido, gracias a mis hijos, a mi esposo, a las pedagogías alternativas que he aprendido, gracias a mis padres, hermano y hermanas, gracias a la ciencia, neurociencia, al azar y la naturaleza, gracias a todos los estudiantes tanto grandes como pequeños con los que he tenido el privilegio de caminar. Creo que OM Shree OM ha logrado sus metas. Estamos cambiando vidas. Estamos pavimentando senderos a través de las cimas altas y ásperas. Estamos creando puentes donde el agua que corre es profunda. Estamos purificando lugares y personas atraídas a nuestra luz. Traemos luz donde había oscuridad. Cultivamos semillas de esperanza y conciencia. Y lo hacemos juntos, como un equipo, como una manada.

Una vez un padre y profesor me dijo: “OM Shree OM no es una formación, es una trans-formación.”

Que así sea.

OM Shree OM nació en los Estados Unidos, y creció mayormente en España, como yo. El nombre invoca el adagio “Hogar Dulce Hogar.”
Que todos los niños, padres y maestros sean honestos y se expandan hacia afuera en todas las direcciones, desde el amor y belleza en sus corazones, su verdadero “Hogar Dulce Hogar.”

Definitivamente, el hogar se encuentra donde está el corazón.

Que cada niño y adulto cultive ese lugar dentro de ellos, mente, cuerpo y espíritu y lo comparta en abundancia con todos los niños que habitan el planeta, nuestro hogar superior.

Om Shree Ommmmmmmm.

Para más información acerca de los detalles de la Formación de profesores de yoga para niños que ofrece OM Shree OM, una formación registrada en el Yoga Alliance, diríjase a las páginas web individuales de los estudios donde se ofrece Om Shree Om.

Christine McArdle Oquendo
Diciembre 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »